Cocaína y ciudadanía

12 01 2012

Ayer conversaba con una persona cercana a la administración de justicia, sobre la falta de independencia de los jueces, sobre como nuestros queridos políticos hacen esas veladas estrategias de control de la judicatura.

Muy fácil,  no hay más que conocer los planes de carrera del juez en cuestión, si eres un político del PP o del PSOE tienes acceso a los órganos de Gobierno de los jueces, nombras a a sus miembros….basta con recordar que la decisión que se tome en este o aquel proceso puede ser tenida en cuenta en las deliberaciones sobre este o aquel devenir de la carrera del magistrado….¿sueño, cuento….realidad?

Pues cada día estoy más seguro de que no me conviene pensar bien en este asunto. Lo triste es que hay políticos de esos partidos que son más enteros moralmente, que no tienen culpa de ello, pero que protegen, escudan y miran a otro lado para evitar que les perjudique en sus carreras también. Círculo vicioso del que el gran perdedor es el ciudadano que disfruta de unas instituciones, más podridas de lo que le hacen creer el día de la Constitución.

¿A qué viene el título? Sí ya sé que más de uno que ni con una orgía de cocaína le levantan a uno la moral al conocer estos asuntos, pero una vez más son los propios políticos los que se apuntan a la idea a costa del dinero de los parados para demostrar  lo mucho que les preocupan las personas de este país.

Y que organizaciones que han promocionado a personas capaces de esnifarse el dinero de los parados, poner hoteles en suelos escolares, o tener un descontrol económico de 20.000 millones de euros,….esas organizaciones creen que son capaces de seguir promoviendo gobernantes,…. en fin, cada vez estoy más desilusionado con nuestra clase política.

Lo que tengo claro es que seas del partido que seas vas a ver mucha mierda antes de tocar un cargo, cuando lo hagas, probablemente seas un lameculos profesional, tan vinculado al sistema que no seas capaz ya de diferenciar bien mal o cualquier cosa … Intenta sólo por un momento intentar olvidarte de todos lo que has pasado para llegar  a eso, de las zancadillas, de los mangoneos que has aguantado, intenta ser digno un día,….si no te gusta intenta otra cosa,  conjuga en primera persona el verbo dimitir.